jueves, 4 de marzo de 2010

Europa debe saber que en Costa Rica se violan los derechos de las personas LGBTI

Señora Cristina Martíns Barreira
Encargada de Negocios
Delegación de la Unión Europea
Sede en Costa Rica
Presente.

Muy estimada señora:

Con enorme preocupación asistimos, en nuestro país, día a día, a la discriminación contra la población costarricense que posee una orientación sexual diferente a la heterosexual, o que muestra disconformidad con el género en que lo encasilla la sociedad.

La discriminación se realiza en todos los planos sociales. En el mundo laboral quienes se muestren como gays o lesbianas sufren despidos injustificados, o simplemente no son empleados.

Las parejas de personas del mismo sexo se enfrentan a:

• La negativa constitucional y legal de contraer matrimonio, unión civil, de hecho o de cualquier otro reconocimiento legal.
• legislación que les prohíbe la herencia legal,
• a la imposibilidad recoger las autorizaciones de visita cuando alguno de sus integrantes se encuentre hospitalizado,
• a la negativa de asegurarse mutuamente en los seguros obligatorios de enfermedad y vejez,
• a no poder tomar seguros voluntarios de vida o enfermedad que les beneficien mutuamente,
• a no conseguir créditos comunes,
• a no conseguir las prerrogativas estatales para la construcción de viviendas de interés social,
• a la imposibilidad legal de dar el consentimiento informado sobre enfermedades de su pareja cuando ésta no lo pueda dar,
• al impedimento legal de permanecer en la vivienda alquilada a nombre de su pareja cuando la relación termine por cualquier motivo,
• a la imposibilidad legal de ejercer la curatela de su pareja,
• etc.


Recientemente la Sala Constitucional declaró que no se enmarca dentro de los principios constitucionales costarricenses la posibilidad de que parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio. Sin embargo, la Sala dijo que los legisladores deben proveer en forma urgente a las parejas del mismo sexo de un instrumento legal que los provea de los derechos que se le niegan legalmente.

Tenemos ya más de tres años de tramitar un proyecto de ley que remediaría en parte las injusticias contra la población LGBTI y especialmente en relación con las parejas del mismo sexo.

Nos hemos enfrentado a muchas oposiciones, la de la iglesia católica, a la de los sectores fundamentalistas cristianos, a organizaciones defensoras de la “familia tradicional.” Hemos recibido el apoyo de la iglesia luterana costarricense, de la Defensoría de los Habitantes, de la señora Ministra de Salud. Pero la posición de la señora Ministra parece que no es exactamente la posición oficial del Gobierno. El presidente Arias ha dicho públicamente que enviará el proyecto a sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa en el momento que lo considere oportuno. No sabemos que significa “oportuno” cuando solo le quedan 2 meses en el Gobierno, meses que son de sesiones extraordinarias legislativas. Por otra parte la presidenta electa Chinchilla en reunión con dos diputados electos prometió que este proyecto no se aprobaría en su Gobierno.

A la vez, los fundamentalistas cristianos y católicos están impulsando una consulta por medio de referendo sobre si se debe aceptar o rechazar esta ley. Es decir, pretenden someter la posibilidad de reconocer derechos humanos a una votación de gentes influidas por prejuicios religiosos enfrente de una minoría que no poseemos dinero para una campaña de divulgación de nuestros derechos. Esta campaña avanza a pesar de que hemos recurrido una y otra vez a los y las Magistrados del tribunal para que se analice las consecuencias de elevar a consulta popular un tema de derechos humanos, cuando estos son inherentes a todos los seres humanos.

Ante esta situación es que hacemos el vehemente llamado a la Unión Europea de que no continúe negociando un pacto de comercio con Costa Rica, mientras se violen en forma tan flagrante los derechos humanos de la minoría por orientación sexual. Le pedimos que no se apruebe ningún tratado comercial, mientras subsistan estas discriminaciones. Creemos que la coherencia que muestre la Unión Europea con los principios de derechos humanos será muy beneficiosa para nuestra causa.

Esperamos que nuestra petición sea acogida favorablemente y suscribimos de usted muy atentamente,


Por el Movimiento Diversidad,


Abelardo Araya Torres
Presidente


MCR/
cc: prensa y radio

1 comentario:

NuriaBadilla dijo...

Ey me encanta pasar por acá, tiene información super relevante

Pero me pregunto, no sería posible que dejaran programada la información para que salga un artículo o dos por día?? Es que es imposible leer 12 a la vez!

Saludos y adelante